Lo que no sabías sobre el té fermentado

Existen diferentes métodos para procesar cada tipo de té y hoy te contaremos algunos datos sobre el té fermentado.

Desde que es cosechado, hasta que llega a tu taza, pasa por diferentes procesos, según el tipo de té que sea. Los tés fermentados tienen procesos muy particulares, lo que hace que sean tipos de té muy especiales.

Historia

Cuando el té era transportado en la llamada «ruta del té», que iba desde la provincia de Yunnan, e China, hasta Mongolia y el Tíbet. Para poder transportar más cantidades, las hojas de té eran comprimidas en forma de discos o bloques. Algunas veces se mojaban con las lluvias y se fermentaban.

En un inicio se pensaba que estaban dañados y no se consumían, pero esto cambió cuando el té fermentando ayudó a curarse a las personas de algunos pueblos que habían contraído disentería.

te Guatemala

La ciencia detrás del sabor

El té fermentando, como el Pu-erh, adquiere sus propiedades y notas de sabores, gracias a los microorganismos, hongos y levaduras que ya contiene de forma natural y que reaccionan con el proceso de fermentación.

El té como el vino

Se les conoce también como «tés añejos», ya que con el tiempo se vuelven más intensos en su sabor. Es un té que, prácticamente, no expira, sino todo lo contrario. Si bien hay té fermentado joven, de pocos meses, también puede haber de varios años y estos son considerados los mejores.

Propiedades

  • Es diurético
  • Ayuda a la digestión
  • Reduce el nivel de colesterol
  • Acelera el metabolismo
  • Antioxidante
  • Favorece la cicatrización

¿Has probado el puerh o algún té fermentado?

Dejar un comentario

Una idea sobre “Lo que no sabías sobre el té fermentado”